Charla sobre Economía y los énfasis programáticos del Ir

Compartir

El EcoIr, grupo de economistas y cientistas sociales interesados en los temas económicos del Ir, organizó el pasado 4 de setiembre una charla abierta con el objetivo de intercambiar sobre los énfasis programáticos del sector en este tema. El evento contó con un conjunto de destacados panelistas (Andrea Vigorito, Alvaro Lalanne, Maria Ines Moraes y Christian Daude) quienes hicieron comentarios a un documento borrador que sirvió como disparador para la elaboración de fichas programáticas del sector. La actividad estuvo conducida por nuestros candidatos Pata y Martin.
En los casi 15 años de gobiernos del Frente Amplio se produjo el descenso de la pobreza a la quinta parte de los niveles heredados desde los gobiernos blanqui-colorados, y una caída muy importante de la desigualdad hasta 2012. Esto se explica por una batería de políticas implementadas que tendieron a redistribuir mejor el ingreso generado en el mercado de trabajo (Consejos de Salarios y política de crecimiento del Salario Mínimo Nacional), a gravar de manera progresiva los ingresos (instalación del IRPF en sustitución del IRP, creación del IASS, rebajas del IVA) y a mejorar el gasto público social, fortaleciendo la matriz de protección social, en particular estableciendo políticas destinadas a personas en situaciones de vulnerabilidad socioeconómica, en particular niños, niñas y adolescentes (transferencias del Plan de Equidad, entre otras).
En los últimos años continuaron registrándose avances en términos sociales, aunque más moderadamente, en un contexto internacional muy desafiante y una situación crítica a nivel regional. En el plano local el deterioro del frente fiscal y de los indicadores del mercado del trabajo se convirtieron en los principales problemas macroeconómicos, en un marco de desaceleración de la economía. En este contexto, los niveles de desigualdad, aproximados por diversos indicadores, registran un estancamiento desde el año 2012.
Sin desconocer las restricciones que imponen el contexto y la necesidad de reactivación del crecimiento económico como medio para ampliar las bases materiales de la sociedad, entendemos imprescindible volver a poner en le centro del debate político a la desigualdad como una dimensión clave en la agenda del desarrollo, en su doble condición de fin y herramienta para su consecución. Para ello, se propone desde el Ir un conjunto de políticas que afectan la desigualdad desde la órbita tributaria, el diseño del sistema de protección social y el funcionamiento del mercado de trabajo.
En este marco, Andrea Vigorito, profesora titular del Instituto de Economía, con amplia trayectoria en temas de desigualdad y políticas sociales, nos instó a cuestionarnos el marco normativo de la desigualdad ¿igualdad para qué? y los instrumentos sobre los cuales influir ¿cuál sería la estructura productiva deseable? y ¿cuál la distribución de rentas entre capital y trabajo? También nos instó a incorporar al debate las dimensiones no monetarias de la pobreza, a modo de ejemplo: la vivienda como un elemento poderoso de desconcentración del ingreso y las implicancias de la segregación residencial. Asimismo, sostuvo que sería deseable la fijación de metas distributivas y la reactivación de la agenda de transferencias monetarias, que no tiene modificaciones desde 2008.
Por su parte, Álvaro Lalanne, economista de Cepal, especialista en comercio internacional y política comercial, recogiendo la importancia de la inserción internacional del país para el desarrollo afirmó que en Uruguay se pagan aranceles muy altos que atentan contra la competitividad y que es clave trabajar en el acceso a mercados en mejores condiciones. Por su parte, destacó la necesidad de realizar evaluaciones periódicas de los acuerdos firmados.
Posteriormente, María Inés Moraes investigadora y docente, especialista en historia de los sistemas agrarios, sostuvo que la política tributaria para el agro en Uruguay tiene una línea argumental un poco débil, y cuestionó la aplicación de la exoneración de la contribución inmobiliaria rural, y además invitó a re-pensar el impuesto sobre la propiedad rural en términos de cadena de valor. Asimismo, llamó a problematizar los temas económicos de manera “holística” y a incorporar dimensiones como el medioambiente o la vivienda a su discusión.
Por último, Christian Daude director de la Asesoría Macroeconómica y Financiera del MEF, destacó la calidad del documento para la discusión política en estos momentos. Sugirió un mayor desarrollo del contexto en el que estamos insertos, en donde se están produciendo cambios en las relaciones comerciales y de poder, con un ascenso internacional de gobiernos de derecha y ultraderecha, donde no es sencillo alcanzar alianzas estables. Asimismo, recomendó fortalecer aspectos relacionados a la agenda de crecimiento económico, clave para el fortalecimiento de las políticas sociales, y problematizar sobre cuál es la estructura económica que sostiene la distribución de la renta en los mercados. Resaltó que el proyecto de izquierda contrasta con el proyecto conservador que tiene en su agenda de competitividad bajar salarios y recomponer rentabilidad por la vía del tipo de cambio. Por último, destacó que existe una ventana de oportunidad en la agenda de regulación de mercados y competencia para mejorar eficiencia, y que debemos avanzar en la composición del gasto público social priorizando a la infancia y a las mujeres jóvenes.