Por qué votar al Ir es la mejor forma de votar a Constanza. Tres razones/emociones.

Compartir

*Por Gonzalo Eyherabide

Voy a votar al Ir. Por ende, voy a votar a Constanza Moreira. Sin embargo, me consta que hay personas de izquierda que por una u otra razón han hecho el camino inverso. Piensan votar a Constanza y ahora se preguntan a través de qué lista hacerlo.

Las opciones en Montevideo son estas. Hay seis formas de votar a Constanza: con el Ir (lista 329) o a través de las listas 3311 (integrada entre otros por el PVP); 1642 Magnolia; 1968 del PST; 642 del MIA o 7152 Resistir.

¿Por qué considero que votar al Ir es la mejor forma y la más útil de votar a Constanza?

1) El Ir es una verdadera organización política colectiva, en marcha y dinámico funcionamiento. Trabaja a nivel presencial y también incorporando desde el vamos el correo electrónico y las redes sociales a su moderna forma de organización, elaboración política, procesamiento del debate y toma de decisiones. Se puede tener un excelente candidato, pero hace falta una organización con ideas potentes y capacidad de acción pragmática que dé fuerza y legitimidad, y que a la vez arrope e incluso contenga a dicho candidato (esto es esencial a la hora tanto de parlamentar como de gobernar). Creo firmemente (lo aplico a diario en la agencia de publicidad de la que tengo la felicidad de ser parte) que la inteligencia no es un fenómeno individual, sino colectivo. Además, el Ir es un grupo preexistente a la aparición de Constanza en el escenario del Frente como precandidata a la Presidencia y seguirá existiendo y desarrollándose en conjunto o independencia a lo que ocurra con la figura pública de Constanza (es decir que la apoya, pero en nada depende de ella).

2) Constanza ha hecho mucho hincapié en su discurso acerca de la importancia de la participación de las mujeres y los jóvenes en política. Así que quizá usted esté tentado/a de votar a Constanza por esta razón. Si es así, no encontrará mejor opción que el Ir. Es el grupo que aun antes de la promulgación de la ley actual de cuota política femenina había decidido (y cumplió) tener la misma cantidad de mujeres que de hombres en sus listas (mucho más de lo que la ley exige). Macarena Gelman es la primera suplente de Constanza y tiene hoy reales chances de entrar al parlamento. Y en cuanto a juventud, dudo que otro grupo ya no del Frente sino de todo el espectro político nacional, pueda mostrar tales credenciales en términos de renovación generacional.

3) El Ir es crítico y autocrítico a fondo. Esto está vinculado a la primera razón/emoción expuesta. No me fío de la transgresión o el radicalismo por sí mismos. Hay personas de izquierda (y esto es ya una tradición) que simplemente se pondrán siempre del lado de la minoría en cualquier grupo político o asamblea a la que asistan. Es una suerte de síndrome de menchevique. Ser siempre el que está en desventaja tiene para algunos sus propias aparentes ventajas psicológicas (¿acaso el sentirse siempre independiente, o más libre?). Ahora, hay algo más detestable que esto por la irracionalidad, pero también la inmoralidad que implica: es el caso del que, por el contrario, se convierte en eterno obsecuente. Se trata de una forma de alcahuetería, ese tipo de obediencia que en algún momento destruye el sentido crítico y autocrítico tan necesarios para un buen político y aun más necesarios para un intelectual cabal. Un amigo que también integra el Ir me lo recordó hace algunos años de esta sabia manera: “si se deja de decir lo que se piensa, es posible que se deje también de pensarlo”. De los primeros mencheviques, ha habido siempre pintorescos y folclóricos ejemplos en nuestra izquierda (hasta es posible que ahora los extrañemos un poco). De los segundos obsecuentes, se ha plagado infamemente el Frente Amplio. Desgraciado vicio que conlleva el ejercicio del poder, supongo. Puede usted estar seguro/a, como votante (y es acaso el principal valor que hoy veo en el Ir) de que este es un grupo con identidad y criterios propios. Que ha desarrollado ideas y vuelto a poner sobre la mesa iniciativas de gran valor, al punto de que Constanza ha integrado varias de ellas a su campaña. El Ir integra el Frente Amplio y hoy apoya a Constanza. Pero es independiente, crítico y autocrítico y no será uno más del rebaño en el parlamento, sino que servirá con gran celo ejerciendo los controles que todo gobierno y poder deben tener dentro de su propio seno, para que se haga lo que se debe hacer (políticas de izquierda) y como se debe hacer (con ética a toda prueba).